Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades

Comenzar una dieta baja en grasas no es tan sencillo como empezar a comer lo que nosotros pensamos que es mejor o la dieta que nos ha pasado un amigo de confianza. Conviene visitar a un especialista para que nos haga una dieta personalizada y tener un seguimiento de la misma. Por otro lado, también […]
Abdominales.info

Comenzar una dieta baja en grasas no es tan sencillo como empezar a comer lo que nosotros pensamos que es mejor o la dieta que nos ha pasado un amigo de confianza. Conviene visitar a un especialista para que nos haga una dieta personalizada y tener un seguimiento de la misma. Por otro lado, también es recomendable informarse, por ejemplo de los mitos y realidades de las dietas baja en Grasas

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades portada

Dietas bajas en Grasas: mitos

Antes de repasar los mitos de las dietas bajas en grasas, conviene recordar que para que una dieta sea efectiva, debemos combinarla con una rutina de entrenamiento. Si no saber por dónde empezar, prueba con algunos ejercicios específicos para quemar grasas que te darán resultados en poco tiempo y multiplicarán tu motivación cuando empiece a decaer.

El primero de los mitos a desmentir es el que afirma que es lo mismo reducir el consumo de grasas que hacer una dieta baja en grasas. Nada más lejos de la realidad.

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades fit woman

Foto: @beautiful.and_.perfect.armpit

Debemos tener claro que hay diferentes tipos de grasas y que el organismo no puede prescindir de ellas para su normal funcionamiento. Así, no debemos pensar que vamos a eliminar las grasas, lo que haremos será limitar el consumo a las que son beneficiosas para nosotros. Es especialmente importante tomar el aporte necesario de proteínas al cuerpo, si entrenamos de forma habitual.

El siguiente mito es el referido a las cenas. ¿Se puede comer a partir de determinadas horas? No sólo se puede, sino que se debe cenar por la noche. A esas horas, el organismo ya trabaja en recuperar el tejido muscular y, para ello, tira de la grasa del cuerpo, justo lo que buscamos con esta dieta. Ahora, si no le aportamos algo de energía, empezará a coger otros nutrientes necesarios.

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades poke bowl

Foto: @greenwoodhealthyfood

Eso sí, que la cena no sea pesada ni copiosa, sino ligera y, obviamente, sin un solo hidrato de carbono.

Y de la noche al supermercado. El tercer mito nos lleva directos a los alimentos bajos en grasa. O, en este caso, a los mal llamados bajos en grasa. Y es que no son pocos los que en su etiqueta aseguran ser bajos en grasa, pero no avisan que esa pérdida de grasa se compensa con un incremento en los niveles de azúcar o de sodio.

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades frutería

Foto: @jkfreshmarts

El resultado es que estos alimentos bajos en grasa son más perjudiciales para tu dieta que su versión habitual. Nunca te olvides de mirar los ingredientes antes de comprar cualquier alimento.

El último de los mitos que vamos a desmitificar es el de las cinco comidas al día. No es necesario hacer cinco comidas al día. Habrá días que hagas 3 o 4, y habrá días que hagas 6. Lo importante es planificarte y que la suma de estas comida no supere las necesidades nutricionales que requieres a diario.

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades batido

Foto: @emma_smoothies

Elabora un menú, dedica tu tiempo a hacer la compra y cocina con anticipación para que no te pille el toro. También es importante llevar siempre algún snack saludable a mano, pues nunca sabes cuando te dará hambre

Dietas bajas en Grasas: realidades

Y de los mitos pasamos a las realidades de las dietas bajas en grasas. Probadas científicamente, medidas para ofrecer los mejores resultados posibles y de completa confianza. No obstante, como hemos comentado al principio, es recomendable acudir a un nutricionista para que nos haga un estudio, un seguimiento y una dieta adaptada a nuestras circunstancias.

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades en el gym

Foto: @crazy_gym_lovers

La primera realidad hace referencia a la carne, en concreto a la nula necesidad de retirarla de tu dieta. Al contrario, dejar de comer carne puede llegar a ser contraproducente para nosotros, al ser una gran fuente de proteínas.

En vez de eliminar la carne, lo que haremos será cambiar nuestros hábitos de consumo. Comenzando por la cantidad, la cual limitaremos a lo justo y necesario para alcanzar el aporte necesario, y pasando por un consumo de mayor calidad, es decir, cortes magros y carne fresca. Las carnes que sí desterraremos por completo serán las procesadas.

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades carne magra

Foto: @steakclub7

Otra realidad palmaria es que sí puedes picar entre horas. De hecho, es muy complicado no hacerlo, si entre comida y comida dejamos pasar 3-4 horas para que la digestión sea eficiente. Lo que haremos será sustituir esos snacks, barritas, chocolatinas y picoteos entre horas nada saludables, por fruta o verdura que siempre podemos llevar encima. Es mucho más saciante y sus aporte de grasas es mínimo

La última de las realidades que te presentamos es una de las más lógicas: se acabó el freír con aceite, mantequilla o manteca. En una dieta baja en Grasas, las frituras están prohibidas.

Dietas bajas en Grasas: mitos y realidades pizza

Foto: @dietetyk_brygida_fornal

¿Alternativas? Cocción, vapor, plancha y horno son ideales para cocinar todo lo que quieras y puedas comer. Son opciones de cocina que no eliminar sabores, incluso pueden llegar a potenciarlos con determinados ingredientes como las especias, así que no te preocupes que tu comida tendrá mucho sabor.

5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar