Mitos de entrenamiento

Los abdominales han soportado, y lo siguen haciendo, muchos bulos desde hace décadas. Mentiras que mucha gente da por ciertas y que, poco a poco, se han asentado. Por tal motivo, vamos a desterrar algunos mitos de entrenamiento en torno a los abdominales. Mitos de entrenamiento El problemas de los mitos de entrenamiento en los […]
Abdominales.info

Los abdominales han soportado, y lo siguen haciendo, muchos bulos desde hace décadas. Mentiras que mucha gente da por ciertas y que, poco a poco, se han asentado. Por tal motivo, vamos a desterrar algunos mitos de entrenamiento en torno a los abdominales.

Mitos de entrenamiento

El problemas de los mitos de entrenamiento en los abdominales es que mucha gente los cree a pies juntillas. Y claro, cuando estos no se acaban cumpliendo, se desaniman y, en muchos casos, abandonan el entrenamiento. Conviene tener claras las bonanzas de los abdominales, pero también saber cuáles son los mitos de entrenamiento para no caer en ellos una y otra vez

Los abdominales adelgazan

Falso. Los abdominales no adelgazan, ni la zona de la tripa, ni el cuerpo en general. A pesar de ello, seguimos escuchando a gente que hace cientos de abdominales pero no consigue «quitarse la tripita». Para eso hay que combinar los abdominales con trabajo de cardio y una dieta adecuada.

Mitos de entrenamiento no adelgazan

Lo que conseguimos con los abdominales es tonificar la zona del abdomen. Si estos tienen grasa por encima, no la vamos a reducir por mucho que hagamos abdominales todo el día.

Cuantas más repeticiones, mejor

Falso. La zona del abdomen es muy agradecida, de ahí que permita miles de repeticiones en algunos casos. A pesar de ello, no conviene hacer repeticiones sin control. Vale más la pena hacer serie de ejercicios intensos, mejor que cientos de repeticiones sin sentido.

Lo primordial es que los ejercicios que hagamos, los ejecutemos de forma correcta. Así, el resultado será óptimo y no perderemos tiempo ni energía.

Si duele, lo estoy haciendo bien

Falso. Si un ejercicio te hace daño, es que no lo está haciendo bien. De hecho, los abdominales son un grupo muscular que trabajamos mucho mientras hacemos otros ejercicios y no duelen. Si te molesta, mejor pide ayuda para corregir posturas y hacer el ejercicio como debe hacerse.

Mitos de entrenamiento no cremas reductoras

Los abdominales sólo son estéticos

Falso. Quien piense que hacer abdominales sólo vale para lucir cuerpazo en verano, se equivoca de pleno. De hecho, parece lógico que los músculos de la zona central de nuestro cuerpo, tengan una función relevante en el día a día. Sin ir más lejos, el core, la musculatura profunda del abdomen, es la que se encarga de que nuestra postura sea adecuada o de controlar todo movimiento que hace el cuerpo.

Además, una buena musculatura abdominal, mejora el tránsito digestivo, pues agiliza la asimilación de los alimentos.

La electroestimulación es la solución

Falso. Como eslogan es perfecto, pues tiene una rima pegadiza, pero la realidad es que dar descargas en el abdomen no va a hacer que desarrolles las abdominales. Sí te puede ayudar a tonificar la zona o de apoyo en épocas en las que no trabajes demasiado la zona, pero encomendarte solo a la electroestimulación es un error.

Mitos de entrenamiento no plasticos

Sí, lo dicen en la publicidad que lo anuncian pero también dicen que hay desodorantes que seducen o refrescos que te hacen volar.

Crema reductora a cualquier hora

Falso. Las cremas reductoras, al igual que la electroestimulación, son un complemento a tu entrenamiento. La realidad es que las cremas reductoras son vasodilatadoras. Es decir, potencian la circulación de sangre en la zona, provocando una pérdida de líquidos por el incremento de la temperatura.

Así, una crema reductora puede ayudarte a marcar más la zona y tenerla más tonificada, pero de nada servirá si no mantienes una rutina adecuada de entrenamiento. No puedes fiar todo a que la crema reductora te regale un six pack

Envolverse en plástico funciona

Falso. Hay quien tiene neoprenos especiales con los que se envuelve la tripa. Otras personas optan por envolverse en papel transparente de cocina toda la zona. En ambos casos, un error.

Mitos de entrenamiento

Advertisement

No vamos a conseguir perder peso o reducir el volumen de la tripa con esa medida. Tan sólo perderemos líquidos que acabaremos recuperando. De hecho, el peligro es que esta medida derive en una deshidratación, por haber perdido demasiadas sales minerales.

Yo no tengo abdominales

Falso. Todos tenemos abdominales, pero no en todos los cuerpos son visibles. Todo dependerá del porcentaje de grasa corporal que tenga el cuerpo en cuestión. La media para que un hombre marque abdominales está en un 10% de grasa corporal. En el caso de las mujeres, la media sube al 18% de grasa corporal para que se le vean los abdominales.

No obstante, todo depende de la grasa de la zona central del cuerpo. No obstante, no marcar abs, no significa que no las tengas. Tampoco significa que alguien con six-pack esté en buena forma. Tan sólo que su porcentaje de grasa corporal es bajo. Puede estar extremadamente delgado, marcar abs y estar fuera de forma. Al final, en el equilibrio está la respuesta.

Si como bien, marcaré abdominales

Falso. Una buena alimentación es clave para marcar abdominales, pero no conseguiremos un six-pack solo con una buena dieta. Debemos complementar una adecuada alimentación con el entrenamiento específico y adecuado. Echa un ojo a este artículo si no sabes por dónde empezar: saca tus abdominales quitando y poniendo alimentos en tu dieta

Mitos de entrenamiento dolor

Así las cosas, combinando la dieta con el ejercicio, será mucho más fácil alcanzar los objetivos abdominales marcados. Si falla uno de los dos elementos, el planning será inalcanzable.

Advertisement

Hacer siempre la misma rutina es mejor

Falso. No lo es. De hecho, haciendo siempre la misma rutina, lo que hace es acomodar a los músculos, tanto los que trabajamos, como los que no. Lo recomendable es sorprender al cuerpo, en este caso al abdomen, con ejercicios nuevos, con cargas más fuertes y ejercicios más complicados para ir subiendo la calidad del entrenamiento.

Si hacemos los mismos ejercicios, podemos estar meses con ellos, que no conseguiremos los resultados esperados. Como dijimos al principio, es mejor primar la calidad por encima de la cantidad. Si quieres conocer las zonas que debes trabajar: Músculos Abdominales: Oblicuos, externos e internos

También te puede interesar:

Mitos de entrenamiento
4.20 / 5
4.20 - 31 Votos

También te puede interesar